Segundo día de Novena

            Lectura

 “Mis delicias son estar con los hijos de los hombres. Así, pues, hijos, oidme: Bienaventurados los que siguen mis caminos. Oid mis preceptos, y sed sabios, y no los despreciéis...Quien me hallare, hallará la vida y alcanzará del Señor la salvación” (Libro de los Proverbios, 8, 31-35).

            Meditación

            Contemplemos a la Virgen María, que nos escucha llena de amor desde el cielo. ¿Qué mejor senda podemos recorrer para llegar a Jesús?.

            El segundo recuerdo que la Virgen confió a San Lucas fue el de su visita a su prima Santa Isabel. María parte sola y de prisa con afán de servir. Va a santificar al Bautista.
           
            ¡Qué fuerte llamada la de la Virgen a todos sus hijos: servir, ser útiles! Santificar sirviendo. Te “necesita” Cristo en su Iglesia. Ayuda y sirve “como la Iglesia quiere ser servida”. No te puedes quedar esperando una llamada solemne a cosas grandes. Tienes la llamada a servir siempre en “lo pequeño”.

            Oración

Oh Dios, que por la Concepción Inmaculada de la Virgen preparaste digna morada a tu Hijo, te suplicamos que, así como por la muerte prevista de tu Hijo la preservaste de toda mancha, por la intercesión de María, nos concedas llegar a ti enteramente limpios. Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo. Amén.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.